Esta es la situación: tu empresa ha decidido cambiar de proveedor de servidor en la nube o debe enfrentarse a dar el salto a la plataforma Cloud por primera vez. Una vez realizado el estudio previo se presentan ante a ti una enorme variedad de proveedores de todo el mundo que, a primera vista, parecen ofrecer productos y servicios muy parecidos (instancias Cloud, backup, load balancing, escalado, etc.): una perspectiva abrumadora teniendo en cuenta que el futuro de la infraestructura TI dependerá de esta decisión.

 

Proveedor del servidor en la nube: cuatro aspectos clave

En este artículo te presentamos brevemente cuatro aspectos clave que te ayudarán a tomar una decisión de forma mucho más concienzuda para asegurar el éxito de la elección de un servidor en la nube para tu empresa:

 

1. Valora la criticidad del proyecto

El primer paso que deberías tomar a la hora de valorar un proveedor es asegurar que sus prestaciones, reputación y capacidad están en línea con la criticidad que tu proyecto requiere. Hoy en día un negocio online puede sufrir pérdidas valoradas en miles de euros tan solo por breves momentos de desconexión. A la hora de elegir un servidor en la nube para tu empresa, debes tener en cuenta qué tan aceptable es que tu servicio sufra una caída o un problema técnico y descartar aquellos proveedores que no den la talla. Ciertamente no es lo mismo un proveedor para entornos de desarrollo ocasionales que un proveedor Cloud que permita alojar de forma segura entornos de producción que requieran alta disponibilidad.

2. Valora la voluntad y capacidad técnica de tu empresa

La migración al nuevo servidor en la nube requerirá conocimientos específicos, tiempo y dedicación. Asimismo el mantenimiento del servidor requerirá un esfuerzo constante por tu empresa o departamento de TI y, finalmente, no debes olvidar la gestión de incidencias que pueden suceder a cualquier hora del día y en cualquier día del año. Debes preguntarte quien se encargará de realizar estas tareas y si crees conveniente delegarlas al proveedor de tu elección.

En este sentido puedes elegir un proveedor ‘Do It Yourself’ que frecuentemente ofrecerá precios algo más económicos y sabes con certeza que tu empresa o equipo TI podrá realizar todas estas tareas. Sin embargo, si crees que en un futuro o incluso desde el mismo momento de la migración deseas delegar estas tareas al proveedor, deberás descartar aquellos proveedores de tu lista que no ofrezcan servicios de migración, administración o gestión de incidencias 24×7. Las ventajas de delegar estas tareas frecuentemente se encuentran no sólo en el ahorro de tiempo y el aumento de productividad por parte de tu equipo TI, sino también en la tranquilidad adicional que supone y las garantías de fiabilidad que aportan al negocio.

3. Valora las opciones de crecimiento que te aporta el proveedor

La infraestructura en la nube que tu empresa requiera al inicio del proyecto puede ser muy diferente de aquella que requiera en un futuro. Según las necesidades de TI o de negocio de tu empresa es posible que a lo largo del camino se presente el requisito de expandir la infraestructura, modificarla o incluso la posibilidad de tener que desarrollar una infraestructura paralela que se integre con la existente. A decir verdad, es imposible predecir todos estos requisitos por la cuál cosa, a la hora de elegir un servidor en la nube para tu empresa, deberás tener en cuenta aquellos proveedores que te ofrecen mayores facilidades para el crecimiento, modificación o expansión de tu nueva infraestructura Cloud.

Estas “facilidades de crecimiento” pueden ser muy variadas y van desde una amplia variedad de productos y tecnologías, pasando por servicios de consultoría y asesoramiento para guiarte en el momento que surge una necesidad, hasta los servicios “hands-off” en los que el propio proveedor implementa los cambios para ti con el mínimo impacto en tu día a día.

4. Valora las opciones de soporte y los tiempos de respuesta

Finalmente, nuestro cuarto consejo a la hora de elegir un servidor en la nube para tu empresa es valorar detenidamente las garantías de soporte y tiempo de respuesta que el proveedor te ofrece por contrato. Es importante cercionarse muy bien de este aspecto puesto que determina gran parte de la relación que tendrás con tu proveedor (¿cómo me comunico con él para mi día a día?) y qué garantías te ofrecerá en caso de incidencia (¿cuál es el tiempo de respuesta y cuánto tardará en volver a estar operativo mi servicio?).

Dependiendo de la criticidad de tu proyecto y de las preferencias de comunicación de tu empresa, puedes elegir un proveedor que sólo responda a tus consultas por email y de lunes a viernes en horario laboral hasta un proveedor que esté disponible para consultas inmediatas por teléfono 24×7. Por supuesto que cada opción tiene un precio, pero en muchos casos este soporte premium viene ya incluido con un precio bonificado en los planes de administración y gestión del proveedor.

En caso de duda, ¡llama!

Una buen momento de valorar la relación que tu o tu empresa tendréis con el proveedor de vuestra elección es durante la etapa de pre-venta en la que estableceréis una relación comercial y el proveedor debería ser capaz de:

  1. Comprender las necesidades de tu proyecto.
  2. Hacer las preguntas adecuadas para recabar toda la información necesaria.
  3. Hacerte una propuesta a medida.
  4. Asesorarte durante todo el proceso y, por supuesto, resolver todas tus dudas.
  5. Dejar claras las expectativas y prestaciones del servicio.

¡Consigue un Cloud totalmente administrado!