¿Cuántas horas inviertes al día en Internet? ¿Muchas? ¿Pocas? En verdad no importa.

Porque a pesar de ser un invento que nos ayuda en nuestro día a día, tiene un reverso oscuro del que se habla poco: la seguridad en Internet.

Por suerte, la solución a eso es muy sencilla: basta con conocer qué es una VPN.

¿No sabes de qué hablamos? Pues en las próximas líneas no solo te explicamos en qué consiste, sino que veremos sus ventajas, inconvenientes, cómo elegir una y mucho más.

Y sabiendo que se trata de algo referente a la seguridad… ¿De verdad te irás sin leerlo?

 

¿Qué es una VPN?

VPN son las siglas en inglés de Virtual Private Network, lo que en nuestro idioma significa “Red Virtual Privada”.

Y, ¿para qué necesitas algo así? Pues porque gracias a ellas puedes navegar por Internet de forma segura y sobre todo, privada.

¿Cómo ayuda, este tipo de tecnología, a mantener tu privacidad en la red? Para eso, tenemos que pasar al siguiente apartado.

 

¿Cómo funciona una VPN?

El concepto que hay detrás de las VPNs es muy sencillo, pero para entenderlo, es indispensable conocer cómo funciona Internet.

Cuando navegas por la Red de redes, básicamente lo que ocurre es un intercambio de información entre tu dispositivo (ordenador, teléfono móvil, Tablet, consola, etc…) y los distintos servidores.

Eso significa que todos los datos que envíes (dirección IP, contraseñas, correo electrónico,…) están a disposición de cualquiera con conocimientos para obtenerlos, piratas informáticos incluidos.

Sin embargo, si utilizas una VPN para “surcar” la red, añades un extra de protección para evitar esto (entre otros problemas).

¿Cómo? Todo empieza desde el principio.

Para empezar, al activar el VPN en tu dispositivo, la señal que sale al servidor ISP ya va cifrada, pero es que además, no sale a Internet de forma directa, sino que lo hace a través del servidor VPN.

Es decir, que ni tu proveedor sabe qué información manejas y además, no es tu equipo el que sale a la red, sino el servidor VPN.

Esta es una forma muy simplificada de escribirlo, pero lo importante es lo que viene a continuación.

 

Ventajas y desventajas de usar una VPN

A continuación, vamos a contarte los pros y contras de contratar una VPN

 

1. Ventajas

  • Es una manera más privada (y por tanto segura) de usar Internet.
  • Añade un extra de fiabilidad a las redes Wi-Fi públicas.
  • Sirve para evadir la censura geográfica del contenido de Internet.
  • Permite crear una red de trabajo y acceder a ella desde cualquier lugar con seguridad.

 

2. Desventajas

  • La conexión a Internet es más lenta.
  • No es un método 100% seguro.
  • Dependiendo del dispositivo que uses, puede no servir para ocultar tu ubicación.

 

Consejos para elegir la mejor VPN para navegar

¿Tienes claro que una red virtual privada es lo que necesitas?

Nuestros amigos de Hostcupon han realizado comparativas de diferentes VPN y te recomendamos consultar, antes de activar tu servicio de VPN para navegar,  cuál es la mejor VPN que puedes contratar. En resumen, estos son los puntos en los que debes fijarte antes de escoger la tuya:

 

1. Respeto por la privacidad

Obvio, pero como es tan importante que sea así, no podemos evitar decirlo.

Recuerda que una de las principales ventajas de utilizar una VPN es la de navegar de forma segura y privada por Internet así que, si el servicio no respeta tu privacidad no es una opción.

Y, ¿cómo puedes saber si cumple este requisito? Sencillo, basta con asegurarse de que aplican una política de no trackear a sus usuarios.

Eso incluye no guardar logs.

 

2. Utiliza tecnología puntera

Tenemos una mala noticia que darte: los hackers no descansan, siempre están buscando nuevas maneras de saltar las protecciones más recientes.

Esto no te lo contamos para desanimarte y preocuparte, sino para que entiendas hasta qué punto es importante que la VPN que contrates, esté a la última en tecnología.

Porque si usa una obsoleta, no está ofreciendo ese plus de seguridad que implica navegar a través de una red virtual privada.

 

3. Con servidores en distintos países

Esto depende de, para qué quieras utilizar la VPN, pero en general, podemos decir que cuantos más, mejor.

Aunque lo que sí es indispensable es que por lo menos, no estén localizados en tu mismo país.

Y si buscas conectarte a un país al que no puedes acceder por restricciones geográficas, asegúrate que tiene servidores allí.

 

4. Vigila el tema de los datos

¿A qué nos referimos con los datos? En este caso a la velocidad y límites.

Porque algunas empresas de VPN limitan la velocidad de conexión o restringen a un número determinado la cantidad de información que pueden manejar.

Algo así como las tarifas móviles que ofrecen unos MBs (o GBs) al mes y si los gastas, o no puedes navegar, o tienes que pagar un bono.

 

5. Compatible con varios dispositivos

Porque responde a la siguiente pregunta: ¿navegas por Internet a través de un solo dispositivo?

Si la respuesta es negativa, estás obligado a contratar un servicio de VPN que ofrezca la posibilidad de configurarse con los distintos terminales que uses.

O al menos, con los más habituales.

 

Otros usos para una red VPN

Aunque a lo largo de este post hemos insistido solo en lo referente a seguridad, la realidad es que una VPN sirve para mucho más:

  • Acceso remoto desde cualquier lugar: tanto para el ocio como para el trabajo, puedes usar una red privada virtual para acceder a otro ordenador sin importar donde estés.
  • Saltar restricciones: del tipo geográficas (no poder acceder a un servicio o web de otro país) y políticas (censura por parte de un gobierno).
  • Descargar archivos: sobre todo del tipo torrent y otros con el protocolo P2P.
  • Protegerte en redes públicas: en las que cualquiera puede espiar tus movimientos y recopilar información sensible.

Como ves, la versatilidad de una VPN es enorme.

 

VPN de acceso a los servicios en SW Hosting

Como no podría ser de otra forma, todos nuestros clientes disponen de la posibilidad de activación de un servicio de VPN SSL para poder garantizar el acceso totalmente seguro y privado hacia sus servidores Cloud.

El acceso VPN lo podrás usar conjuntamente con una VLAN privada, que te servirá para unir todos los Cloud ubicados en cualquier Data Center de SW Hosting por IP no públicas y comunicarlos entre sí, a velocidades superiores a 1GB. Muy pensado para entornos de desarrollo y preproducción, para poder unirlos de forma segura y permitir solo el acceso a los desarrolladores de forma garantizada mediante una VPN.

Siguiendo nuestra filosofía, toda la integración de VPN en tus servicios la hemos hecho de forma muy fácil, des de tu SW Panel podrás crear un “contenedor” VPN SSL que conectarás con tu VLAN privada.


En esta VLAN privada simplemente deberás arrastrar los servicios que quieres que contenga y listo. Así de fácil conseguirás conectar tus servicios mediante una VPN SSL y garantizar el acceso seguro a los mismos.


Si tienes dudas sobre las VPN o deseas consultar con nuestros expertos cómo garantizar el acceso seguro a tus servicios Cloud mediante VPN, puedes hacernos las consultas que quieras usando el siguiente formulario de contacto.

 

Después de lo has leído, ¿contratarás una VPN?

Ahora que sabes qué es una VPN y todas sus ventajas e inconvenientes, ¿qué vas a hacer?

Cuéntanos tu decisión en los comentarios que hay justo debajo o, si ya usas una para navegar, sería genial conocer tu experiencia y si la recomiendas o no.

¿Qué nos dices?